jueves, 28 de agosto de 2008

En los brazos de Orfeo


Que nada, que no hay nada que hacer, lo he consultado en internet, en libros de leyes, con los mejores expertos, incluso lo intenté con los dioses pero nada, ni Orfeo ni nadie pueden hacer nada. No hay ley ni humana ni divina que diga que lo que hizo Ana Belén con aquella canción está mal, vamos, está fatal."Esta es la historia de un sábado de no importa que mes y de un hombre sentado a un piano de no importa que viejo café". Joder, si tampoco importa todo para que cojones la cantas, por Dios, déjalo estar., Si ya existe la original, si no la vas a superar, si la vas a destrozar, déjalo leche. Ahora ya es tarde, ahora, cada vez que escucho a Billy Joel interpretar su fabuloso "piano man" se me vienen a la mente esa infumable versión y esos borrachos con babas. No se, quizá esté cansado y aun no ha salido ni el sol. ¡¡¡Aghh!! Lo ves, ya se me pego la letra, haber como hago yo ahora para poder dormir. Bueno, le diré a Orfeo que hable con Morfeo. http://www.youtube.com/watch?v=BCyKcwvV5gE

COMPARTE ESTA ENTRADA O IMPRÍMELA