martes, 2 de septiembre de 2008

Nominado a los premios Darwin

¡Guau tio, qué flipe! casi me sacas de la carretera, joder, eres un maquina, ¡que velocidad!. Pero hombre cuando eso avisa, pon una pegatina en el coche (otra más): "atención soy un tipo duro, ¡Apartad de mi camino!". Pero que te pasa chaval, ¿te pegaban de pequeño?, ¿tu madre es puta?, no seria extraño siendo tú un hijoputa, o simplemente eres rebelde porque el mundo te ha hecho asi. Seguro que en el barrio eres el puto amo, todas las lumis loquitas por tí, lástima esa pinta de eyaculador precoz, al fin y al cabo, eres el rey de la velocidad ¿no?. ¿Eres tán enano que necesitas estar sentado en tu coche para ver el mundo a tus pies?. Y esas pintas, todo el brazo como manchado de boli, ¡por Dios! pero, ¿no sabes que los tatuajes no se van, que con el tiempo se tornan de un gris azulado de lo más cutre?. Pero bueno, de lo cutre tú sabes un rato con esa mierda de coche de segunda mano que calzas, la de pasta que te has fundido en dejarlo "to chachi-guay" "to tuneao", eso está bien. invirtiendo en valores con futuro como el tuyo, a la baja. No eres feliz ¿verdad?. Si, la vida es dura y la culpa es de la sociedad ya lo sabemos. Pues pon algo de tu parte, anormal, lee un libro o algo. O mejor, metete cuarenta pastillas de esas que tanto te ponen los "findes", dale caña al mega-equipo de música del coche y písale, haber si te estampas contra la próxima glorieta y así dejarás de ser un peligro para los que, aunque estemos igual de quemados que tú, utilizamos las carreteras para lo que son y no para esconder nuestras frustraciones. Quien sabe, quizá no ganes el rally de Montecarlo pero igual te nominan a los premios Darwin por gilipollas.

COMPARTE ESTA ENTRADA O IMPRÍMELA