miércoles, 17 de septiembre de 2008

Decir te quiero con ello

Antes de nada, he de advertir que el contenido de la siguiente entrada puede herir la sensibilidad del lector, porque vamos a hablar de follar y eso quieras que no, puede herir la sensibilidad si no se hace con suavidad, y el hablar de ello también. Pero precisamente por eso este blog se publica "a las tantas de la mañana", para poder abordar ciertos temas que a otras horas estarian fuera de lugar; asi que seria conveniente que su lectura se hiciera también en el momento y ambiente adecuado. No, no me pidais que ponga una foto mia de cuerpo entero porque la cosa no va por ahi y tú súbete la cremallera ¡guarro!
Debatíamos un día en una de esas conversaciones trascendentales que se dan a altas horas de la noche o bajas de la mañana, como se prefiera, sobre la diferencia entre hacer el amor y follar; en principio la cosa estaba clara y en lo que son ambos conceptos había práctica unanimidad, pero discrepábamos en las preferencias, alguno decía que el hacer el amor suponía un sobreesfuerzo que el consideraba innecesario; que el tener, por ejemplo, que abrazar a su chica una vez se había satisfecho, se le hacia cuesta arriba, sobre todo los meses de verano, cuando aprieta la calor; que él le ponía voluntad, e incluso había intentado soltar algún "te quiero" en los momentos precisos pero se le habia escapado un "que tetas" sin querer. Vamos, que era un primate el angelito.
En esas andaba el debate cuando uno (que fui yo, pero no lo digo por modestía) de pronto dijo: "para mi hacer el amor es decir te quiero con la polla" (ahora estais pensando si la frasecita es una burrada grosera o una burrada bonita, lo se, a mi me pasó al soltarla); mejor me explico. Que un polvo asi por las buenas esta bien nadie lo discute pero, asi sin más, sin otro estímulo que el meramente físico, la cosa no deja de ser una simple masturbación mutua, un ver la paja en el agujero ajeno que diria un refranero; pero la cosa cambia cuando utilizas el sexo como un medio de comunicación no verbal, el cuerpo propio y ajeno para decir lo que piensas, lo que sientes. Ni las mejores tetas ni el mejor trasero provocan una excitación mayor, ni mejor, que la que provoca una mirada, un beso o una sonrisa que te digan algo, os lo garantizo.
Al final me ha quedado un texto un tanto profundo y no se me ocurre ninguna gracieta para terminar, bueno, otra vez será, que le vamos a hacer.

2 comentarios:

Alicia dijo...

Por supuesto que sí, Fran..Lo meramente físico después te deja un gran vacío. Lo mejor, para mí, es hacerlo con cariño (al menos)..Sintiendo algo más que atracción física..Digamos ternura, afecto, compenetración..Así el juego se convierte en algo muy muy excitante y suele dar resultados mucho más satisfactorios que un "polvete" sin amor.
La forma más grande y auténtica de expresión y de trasmitir lo que sientes, bajo mi punto de vista, es la sensualidad: Una miradita, una palabra al oido, una simple caricia..Y de ahí , ya sabemos a donde vamos, jeje. Pero si es con sentimientos, suele resultar más intenso y placentero.
Bueno, ya está dicho..Que me pongo "tonta", jeje.
Un besito, Fran.

peibol dijo...

Qué satisfacción da enlazar post antiguos de los que todo el mundo había pasado, para darles una nueva vida :D.

Como ya te comenté en el otro, no veo mal follar por tener que estar enamorado para practicar sexo, porque de algo hay que comer. Ahora bien, cuando lo hago es porque esa persona me despierta algo, no en busca de un agujero al que tapar. Quizás hay quien me despierta menos que otras personas, pero sigue existiendo algún aliciente especial. El día que me enamore te vlveré a comentar estas entradas ;)

COMPARTE ESTA ENTRADA O IMPRÍMELA