martes, 16 de septiembre de 2008

De arte y ensayo


Acabo de ver la peor película de la historia del cine (claro, no va a ser la peor película de la historia de la música, listo).
Se llama "Irreversible" y solo la presencia de la sin par Monica Bellucci me a mantenido ante la pantalla. No me extenderé en el argumento porque la historia es simple: Una chica es violada y el novio busca al autor para vengarse y ya está. Todo esto contado al revés y con cámara subjetiva. Solo las escenas violentas se logran distiguir en este maremagnum de imágenes grabadas como si el cámara se hubiera metido cuatro tripis después de que le hubiesen dado una ostia en el ojo que lo hubiera dejado estrábico perdido al cabrón. El director,Gaspar Noé, es un patán provocador de esos artistas de pega, de arte y ensayo. En el Festival de Cannes de 2002 esperaba escandalizar con una cinta cuyo mayor reclamo reside en la escena de la violación, de nueve interminables e innecesarios minutos en los que, esta vez sí, la cámara está fija; en respuesta recibió unos sonoros abucheos de la crítica que el achacó a la crudeza del film, que infeliz.
Hay películas duras, directores provocadores, se me viene ahora a la memoria Roman Polanski, por poner un ejemplo, su "Lunas de hiel" te deja eso, sabor a hiel, pero es una gran película; incluso "Las edades de Lulú", de Bigas Luna, sin ser nada del otro mundo, consigue lo que se propone, dejar un sabor amargo en el espectador. Pero este calamar ¿que se propone?, ¿mandar a todo el público al oculista?¿ es amigo del de las gafas Tchin Tchin o qué?. Lo único que uno saca en conclusión después de ver esta patochada es que ninguno de los recursos cinematográficos que utiliza el "creativo" director son necesarios si no es, con la intención de buscar la provocación y con ella una publicidad gratuita. Pero el resultado es que la cinta ni es tan dura como pretende, ni provoca otra cosa que pena. Vamos, que es un pedazo de mierda en 8 mm.

COMPARTE ESTA ENTRADA O IMPRÍMELA