martes, 19 de enero de 2010

HAI TIenes la diferencia


Estaba viendo el telediario este de la noche, de la madrugada más bien, y me llama la atención con que naturalidad damos por hecho ciertas cosas. Tenemos tan asumido que estamos por encima que me da como hasta asco. ¿De qué hostias hablas?, direís. De lo de Haití, chico. Que sí, que mira que pobrecitos los negritos. Pero eso sí, siempre con nuestro aire de superioridad.
Estaba viendo, ya te digo, el telediario y entre las imágenes una de una muchacha semidesnuda tirada en el suelo y mirando al cámara como diciendo: ¿Por qué no te vas a grabar a tu puta madre follando con el fontanero? Y yo pensaba si esa muchacha al ser pobre y encima negra no tendrá eso del derecho a la propia imagen y a la intimidad y esas cosas que tenemos nosotros. Me acordaba de otras tragedias que hemos vivido en estos paises de seres superiores y en como se plantea si es lícito mostrar ese tipo de imágenes. La cosa me recuerda a los tiempos de la censura. Cuando mientras se median al milimetro los escotes de las actrices podias hartarte de ver negritas desnudas en los documentales sobre Africa. Al fin y al cabo eran eso, negritas africanas.

Ha salido después un ciudadano español de pro reclamando que se buscase y le fuera enviado, a la mayor brevedad si pudiera ser, a su negrito haitiano adoptado. Ni que decir tiene que el hombre está en su pleno derecho y además me parece admirable que, en los tiempos que corren, alguien adopte a niños que de verdad necesitan ayuda. Lo que me ha chirriado los oidos ha sido cuando el buen hombre ha soltado: "Que lo traigan porque es un ciudadano español con todos sus derechos". El niño ha tenido suerte porque si los papeles no hubieran estado ya dispuestos, el crio solo sería otro pobre negrito más de los muchos que deambulan por las calles de Haití. Pero ahora no, ahora es un "ciudadano español" y olé.

Decía un representante de Cruz Roja que no era aconsejable enterrar en fosas comunes los cadáveres que se agolpan entre los escombros y ante la inaudita cara de sorpresa de la periodista el cooperante se explicaba:"Tenga usted en cuenta que tarde o temprano aquellas gentes querrán saber dónde está enterrado su hermano, su madre, sus seres queridos en definitiva y querrán darles sepultura como Dios manda". Fijate, los negritos tienen sus seres queridos y de todo, oye, casí como nosotros.
Casí como ese matrimonio español que, lamentablemente -quede claro de antemano- ha perdido la vida en la catástrofe y cuya familia pide que se repatríen los cadáveres urgentemente. Conste que entiendo la urgencia de tener cerca a sus seres queridos por parte de la familia. Lo que no entiendo tanto es que un periódico se haga eco de esa exigencia y reproche al gobierno una supuesta dejadez en el asunto. Y digo que no lo entiendo porque yo, que no soy ni periodista, ni experto en estos temas ni nada, me imagino que dada la situación en aquel pais, con un aeropueto hecho mierda recibiendo aviones de ayuda a mansalva, la cosa no debe ser nada sencilla.

Nos rasgamos las vestiduras por las declaraciones del obispo de San Sebastián y en realidad no son más que un reflejo de como vemos nosotros los occidentales, los desarrollados, a estas pobres gentes: como una masa humana. A mi no me jodas. ¿Alguien vio algún herido, algún mutilado en las torres gemelas? Eso sí, nos hartamos de conocer historias individuales de las victimas y ahora qué. ¿Acaso esa chica tirada en el suelo semidesnuda no tiene su historia? ¿Nos la contará alguien?

PD:
La imagen la he censurado yo simbólicamente en cumplimiento de la ley del menor
PD2: Ahora que a todos nos entra la vena solidaria, en vez de donar unos eurillos que no está mal, podemos hacernos socios por cuatro duros al mes de cualquier ONG de las muchas que prestan ayuda no solo en catástrofes como está sino en muchas otras catástrofes que viven a diario mucha gente que es como nosotros. No es obligatorio claro pero, para los mas rancios, que sepan que desgrava.
POR SI TE INTERESA COLABORAR: Cruz Roja donativo on-line

8 comentarios:

Natalia dijo...

joder estoy harta de ver blogs con que si somos todos solidarios y poniendo las putas fotos esas horribles, la gente es muy morbosa y parece que no es capaz de sensibilizarse con las cosas si no es viendo muertos y sangre...

V de Vane dijo...

Plas, plas ,plas (son aplausos no tortas). Muy deacuerdo con usted caballero, asco de mundo, sobre todo cuando después de noticias como estas los periodistas empiezan con sus sonrisas para dar paso al fútbol, porque esto es sólo para decir que ha pasado pero como no nos toca de cerca pues ala al cachondeo.

Triste mundo irrespetuoso.

Sensaciones dijo...

sin palabras...

tienes toda la razón...

Un beso

ninfasecreta dijo...

Nada que añadir. De acuerdo de la primera hasta la última letra.

Somos unos hipócritas. Yo también. Bueno, yo soy egoísta, no hipócrita.

JuanRa Diablo dijo...

Totalmente de acuerdo.
El tratamiento de imágenes e información puede llegar a ser totalmente distinto dependiendo del lugar donde ocurran lo hechos. El dolor es el mismo en cualquier parte pero parece ser que no así la dignidad de las personas.

Y en un par de semanas nadie hablará de Haití.

severino el sordo dijo...

Por eso hay mundos por categrias.
La tele a la hors de las noticias ni ponerla oiga.
El escrito le quedo bordao ni una coma que añadir,saludos.

Patxi Xabier dijo...

Totalmente deacuerdo. La censura continua, solo noticias durante 2 semanas.¡Y luego qué, y antes qué!
Tambien la gente tiene mucha culpa,les mola el rollo de sentirse superiores, así la crisis duele menos.

Luna. dijo...

Sinceramente, aplaudo todos los comentarios acerca de este fabuloso post.
Cada vez me da mas asco el ser humano, cuanto mas mayor me hago mas defectos le veo y mas escondidas las virtudes. ¡Que parece que las virtudes de uno hay que arrinconarlas porque esas no son las que "venden" y dan de comer a unos "cuantos".
Yo también me percate de esa imagen de la pobre mujer, encima de lo que estaba pasando, el cámara grabando con toda la frialdad del mundo! ¡Yo, personalmente, no podría!
Y también es muy cierto, que tanto Haití como nuestro vecino de al lado, tienen un antes y un después, y no solo existen cuando se hace pública su desgracia, (he sido victima de abusos sexuales en mi infancia y nadie se percató o quiso percatarse de nada).
En fin, es hablar por hablar por que me da la sensación que hay mas de los de defectos que de los de virtudes.

COMPARTE ESTA ENTRADA O IMPRÍMELA