martes, 24 de noviembre de 2009

Capítulo uno (La vieja, el retrete y la radio)

Bueno, voy a tocar un temita de los de coger con pinzas. Ya verás como habrá quien no esté de acuerdo. Pero bueno, están en su derecho. De todas formas, igual tampoco lo ves porque aqui lo que es leer se lee, pero comentar se comenta poco. Y no me quejo, conste. La gente está en su derecho de leer porque este es un espacio abierto y no tienen ninguna obligación de comentar si no se les apetece. Porque de eso precisamente voy a hablar, de los derechos.
Ayer preguntaba una señora en la radio si en una cafetería podian negarse a darle un vaso de agua. Como no sé en que circunstancias ocurrió no ahondaré más en ello. El caso es que el tema deribó en el clásico de, si los baños de los bares son públicos, etc. Bueno, para zanjar el tema y una vez consultado con varias fuentes debidamente documentadas diré, dos puntos osea :
Un local de este tipo no es un lugar público sino un lugar privado abierto al público en el que el propietario ofrece una serie de servicios. Es decir, te vende cocacolas y tónicas y cafés con leche con o sin sacarina... Otros te venden tapitas o patatas ruffles o la polla en verso (estos últimos se llaman puticlus). Bien, entre los servicios que tienen hay otros obligatorios y este es el de tener un lugar donde la gente pueda lavarse las manos, mear o echar la pota (dependiendo esto último de la ingesta de alcohol y a veces de la calidad de las tapitas)
El caso ,y resumo de una puta vez que le estoy dando más vueltas que a un hijo tonto, es que los baños están para uso y disfrute, es un decir, de la clientela. No, y repito, no (joder que tonto suena eso de "y repito" asi escrito). Venga, otra vez; No son unos servicios públicos.
Todos los comercios tienen baños públicos y a nadie se le ocurre entrar a mear a una joyería o a una farmacia. Bueno o eso creo. De todas formas, y ahora es cuando me vuelven a llamar carcamal, hace tiempos, allá por mi juventud, este tipo de preguntas nadie se las planteaba. Estas cuestiones, que ahora se busca regular por ley y por normativas y por zarandajas, las resolviamos con una cosa a la que llamábamos sentido común que iba acompañada por otra estravagancia, fijate tú, que llamábamos educación y verguenza. Yo, cuando me ha ocurrido el caso, simplemente me pido algo barato y rapidito -una de esas cervezas pequeñas que tienen nombre distinto según la comunidad autónoma (aqui, como somos así, tenemos dos: "zurito" y "mini" según seas nacionalista o no-nacionalista; somos asi, déjalo)- o un cortadito y ya está. No obstante y en caso de que a uno no se le apetezca dejar un céntimo, porque le cae muy mal el dueño o no lo tenga en ese momento o lo que sea, estoy más que convencido que en ningún lugar en el que entres y, trás saludar educadamente, pidas permiso para utilizar los servicios te lo vayan a negar.
Entonces, quizá la pregunta de la señora de los cojones no sea la correcta. Quizá lo que la zafia y tan cursada ciudadana de la ciudadanía quiso decir es: ¿Tengo derecho a entrar a un local haciendo alarde de mi más absoluta falta de educación y, "como Pedro por su casa", utilizar su servicio para dejar los pañales cagados de mi nieta en el suelo del baño junto a la papelera? ¿Tengo obligación de contestar al empleaducho que allí se encuentre si este me saluda? ¿Puedo exigir que el susodicho me diga "gracias por su visita y vuelva cuando quiera" cuando me vaya?¿Debo decirle adios teniendo en cuenta que es un simple asalariado y que yo pertenezco a la ciudadania y ya pago mis impuestos? ¿Puedo enseñarle como debe exigir sus derechos un ciudadano a mi nieta para que de mayor tenga la misma falta de respeto hacia los demás que una?
Continuará (lo que no sé es cuando)

7 comentarios:

V de Vane dijo...

Vale lo reconozco, te leo y te tengo agregado a mi "Blogs osea" pero no te he dejado comentario, y como me he sentido aludida y malandrina hasta la nausea pues decirte que ahora acabo con esta falta de consideración.

Por cierto me gusta como escribes y estoy de acuerdo con este post. Es más, un día una conocida con la que sales sin muchas ganas, entró en el baño de un bar por toda la face y lógicamente el dueño le llamó la atención cosa que yo ya me esperaba por eso del sentido común que comentabas.

Saludines

JuanRa Diablo dijo...

Yo sí puedo decir bien alto que te leo y, fiel hasta la muerte,:P te dejo comentarios, aunque no siempre es fácil, porque lo único que me sale de verdad es un montón de risas cada vez que paso por aquí.
La mayoría de las veces aparentas un cabreo del quince (solo aparentas, lo sé) pero dices verdades como puños.

Tú lo has dicho bien claro: hay cantidad de temas que hoy se intentan regular cuando toda la vida sólo ha bastado el sentido común para que fuera obvio cómo funcionaban y qué era lo correcto y lo que no. La ignorancia, que va en aumento, y los que quieren ser más papistas que el papa tienen la culpa de esto.

Un saludo

PD. "Otros te venden tapitas o patatas ruffles o la polla en verso (estos últimos se llaman puticlus)" Jajajajaja

severino el sordo dijo...

LO asombroso es como se puede llegar a cuestionar estas cosas,con una racion de ducacion acompañada de un "penalty" asi es como se llaman aca a los minis problema solucionado,eso si se pide despues de usarlo,ya que el caso se supone que es una urgencia y existe el riesgo de no llegar,yo tambien te leo,hoy por partida doble se me acumularon dos entradas,saludos.

CRD dijo...

Hola.
No soy de comentar mucho y tampoco te sigo rutinariamente, aunque, (sé que este blog existe, que ya es algo), de vez en cuando caigo por aquí como ha ocurrido en el día de hoy y como también tengo un blog y sé que hace ilusión recibir comentarios aquí te dejo lo que pienso. Igual no está muy claro porque no me quiero enrollar más de lo que ya lo estoy haciendo, además he olvidado mi capacidad para resumir, estoy cansada, tengo sueño y empecé a escribir este comentario de abajo para arriba, primero el punto b, luego el a, y por último esta introducción... Es lo que pasa cuando uno se queja de que nadie le comenta, que después llegan a tocar los cojones un rato...
Empiezo:

a)Entonces; ¿todos los comercios tienen baños públicos o no son unos servicios públicos?

b)Vale, y otras veces los maleducados son los que trabajan en esos bares o cafeterías... porque hayan tenido un día de perros o estén hartos de clientes maleducados o porque simplemente sean unos antipáticos de la hostia.
Dos situaciones:
1. Entré en una heladería con dos amigos. Uno de ellos pidió la llave del baño, fue al baño, volvió y se pidió un helado mientras yo decidía con mi otro amigo si me compraba el helado allí o nos íbamos a otra heladería que había en una plaza; pero que finalmente resultó no existir y simplemente yo me estaba liando y lo que había era una plaza ideal para tomarse el helado. Así que decidí comprar el helado allí mismo. El caso es que la dependienta escuchó como yo intentaba convencer a mi otro amigo para comprar el helado en otra heladería (inexistente), y supongo que le tocaría un poco las narices. Le pedí la llave para ir al baño y me contestó que era sólo para clientes...
... ya..., es que con el helado en la mano se me complica un poco la tarea en el baño...

y 2. Mi padre, su novia y mi hermana pequeña terminando de cenar en un bar de playa. Mi hermana sale fuera del bar a comprarse un helado en otro establecimiento y vuelve a entrar cuando ya mi padre ha pagado la cena y se están empezando a tomar las dos últimas cervezas. El dueño del bar les dice que no se pueden tomar las cervezas porque la niña está comiendo un helado de fuera, y que se vayan.
Y no te cuento como siguió pero se armó allí la de dios.

c)Esta es extra y de última hora: la entrada del lunes 23 no me la he leído, pero las dos anteriores sí que las leí en su día (más o menos).
De acuerdo contigo.
Indignante.
(He recuperado mi capacidad de síntesis).

Pues nada, un saludo.

Fran dijo...

CRD: Bueno, empezaré por tí. Primero gracias por pasar por aqui de cuando en cuando y sí, hace ilusión y más que la gente se enrolle com tu dices. Respecto a lo que dices:
a) Todos los establecimientos tienen baños a disposición de sus clientes o sea relativamente públicos.
b) Tienes razón, aunque en ningún caso es perdonable, entre la gente que trabaja de cara al público es más pecado la mala educación. Al fin y al cabo el trato a la gente forma parte de su trabajo. El primer caso no sé pero en el segundo la solución es tan sencilla como pedir una hoja de reclamaciones e incluso si me apuras una llamada a la policia local. A mi me paso algo parecido. Siempre he pensado, ante situaciones estúpidas respuestas radicales.
Pues eso, gracias por la visita y ya ves que aqui nadie me toca los cojones (ultimamente ni literalmente que es lo peor) Además esto sirve para ir conociendo otros blogs que no conocía. Ahora voy para el tuyo espera

Severino: Pues si, ya ves, a este paso habrá normas para regular cuando se debe decir buenos dias o buenas tardes.

JuanRa: Que ya se que me lees y yo encantado de esta cuadrilla de colegas desconocidos que nos hemos montado. Aunque yo sea un tanto dejao para esto de contestar vosotros siempre ahí, fieles a la cita.

V de Vane: Ves, ves, si no me dejas comentario no me entero y encima me pierdo el conocer tu blog que está muy bien. Saludines pequeñines a ti también ;)

La Orquídea dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Cada vez hay más mala educación y menos sentido común. Y eso que en esta ciudad en los comercios han solido tratar a la clientela a patadas...

CRD dijo...

Ya, la solución es (parece) sencilla. El caso es que el dueño del bar se negó a entregar la hoja de reclamaciones; y el cabreo que te entra en ese momento será tan monumental que ni llamar a policía ni nada, te largas del bar (indignado, cabreado y con cara de gilipollas) y no vuelves más.

Con lo fácil que son un par de sonrisas a tiempo.

COMPARTE ESTA ENTRADA O IMPRÍMELA